Gastronomía

Productos frescos y de temporada, productos de calidad

La gastronomía de l’Horta Nord comparte muchas de las características de la cocina valenciana, situada dentro de lo que sería la dieta mediterránea; ampliamente reconocida a nivel mundial como dieta sana y saludable.

La mejor opción para acercarse a la auténtica cocina de cualquier parte del mundo es probarla con los productos autóctonos, en nuestro caso los productos de la huerta.

Pero si además nos trasladamos al lugar de origen, podremos sentir el auténtico sabor de cualquiera de los platos típicos cocinados con verduras y hortalizas del terreno, frescas y de temporada.

Los Arroces

La cocina de l’Horta Nord tiene al arroz como base de muchos de sus platos, empezando por la archiconocida Paella. De entre las diferentes variedades de este plato la más común en la comarca es la de carne, con pollo y / o conejo, garrofón, judía verde y en la mayoría de ocasiones caracoles (vaquillas), pero también hay una variedad de sartén autóctona muy extendida, la hecha con hígado de buey.

Dejando a parte la paella, hay otros arroces muy populares, entre los secos destacamos el arroz al horno, a quien l’Horta Nord añade la variedad de hacerlo con bacalao y entre los caldosos el arroz con acelgas, el arrozcaldoso y el arroz con alubias y nabos (en fesols i naps), que merece una mención aparte.

L’Arròs en fesols i naps

Este sabrosísimo y energético plato, altamente recomendado para los días de invierno, tiene gran protagonismo en los días de fiesta a lo largo de todo el año.Para la gente de muchos pueblos de la comarca cualquier ocasión es buena para juntarse en la calle y hacer una caldera gigante de arròs en fesols i naps, cocinada con leña para decenas e incluso centenares de personas. Es curioso observar cómo en un mismo pueblo este plato recibe diferentes denominaciones comoperol juntolla junta o caldera.

Fuera del arroz encontramos platos también muy extendidos por el territorio valenciano como la Olla de Navidad o el conejo con tomate y entrantes como las albóndigas de bacalao, el tomate con atún y pimiento, el esgarraet y los caracoles picantes (avellanencs) .

Los postres

Destacan los pasteles de boniato, las tortas cristinas hechas con almendra, los dulces de manteca, las Escudellades y algunos dulces locales como los Catxaps de Paterna; dulces de hojaldre con una crema de elaboración secreta, el Rollo de San Blas de Massalfassar o Pastel Blanco de Puçol.

La Horchata de Chufa

Si por algo es conocida l’ Horta Nord y por ello obtiene un capítulo propio, es por la Horchata de Chufa, refresco de grandes propiedades nutritivas y saludables procedente de las chufas cultivadas en la comarca, único lugar de Europa dondese cultiva este tubérculo.

Tradicionalmente la horchata se acompañaba de rosquilletas o de pan, hasta que a mitad de siglo veinte surgieron los fartons, especialidad de repostería de forma alargada típica de Alboraya, elaborada a partir de harina, agua o leche, azúcar, aceite, levadura y huevos y que hoy se vende en todo el mundo.